Informe Torres y Carrera sector turismo 2018 2018-07-30T13:26:31+00:00

INFORME DEL SECTOR TURÍSTICO | JULIO 2018

EL RETO: LA EXPERIENCIA SIN FIN

TURISTAS QUE VISITAN ESPAÑA

Fuente: WOF

LOS MEJORES DESTINOS TURÍSTICOS

1 ESPAÑA
2 FRANCIA
3 ALEMANIA
4 JAPÓN
5 REINO UNIDO
6 ESTADOS UNIDOS
7 AUSTRALIA
8 ITALIA
9 CANADÁ
10 SUIZA

Fuente: World Economic Forum

El turismo no es sólo el motor de la economía española, es un sector sumamente complejo, con una competencia feroz y global que pugna por establecer nuevas maneras de relacionarse con la sociedad de consumo. Los conceptos turísticos tradicionales han sido totalmente superados por la revolución tecnológica. La paradoja la encontramos en la reflexión de Lao Tzu: un buen viajero no tiene planes fijos ni la intención de llegar. Esta interpretación del viaje como experiencia, formulada hace más de 2.500 años, recobra todo su sentido en el nuevo horizonte del turismo.

SUMA Y SIGUE

El turismo español suma y sigue. En 2017, las cifras volvieron a ratificar su rol como referente absoluto de nuestra economía. El sector aportó 172.900 millones de euros a la economía española, un 5,7 % más que en 2016, lo que supuso un 14,9 % del Producto Interior Bruto. Estas magnitudes se enmarcaron en un contexto de crecimiento interanual, ya que el año pasado, España logró batir, por quinto año consecutivo, su máximo histórico en llegadas de turistas internacionales, tras alcanzar 81,8 millones de visitantes, 6,2 millones de turistas más que en 2016.

Todos estos valores cuantitativos se refrendan además con criterios cualitativos. En 2017, el World Economic Forum situó a España como el mejor país del mundo para hacer turismo.

Con este arranque, bien se podría suponer que el sector turístico español es ajeno a cualquier traspiés o amenaza. Desafortunadamente no es así. La competencia global del sector hace que la toma de decisión del viajero esté cada vez más disputada. Del mismo modo, la inestabilidad que durante los últimos años ha afectado a zonas directamente competidoras de España parece preocupar menos a los turistas. Y finalmente, el factor más inestable de nuestro sector no se ubica en factores externos, sino en nuestras propias capacidades para adaptarnos a la eclosión tecnológica que experimenta el consumo turístico.

EL IMPACTO DIGITAL EN EL TURISMO

EL DATO

La edición 2018 es considerada como la más tecnológica de FITUR en toda su historia. El incremento de empresas tecnológicas —respecto a la anterior edición— fue de un

16%

El sector turístico ha experimentado un profundo cambio en la última década. Las nuevas tecnologías han hecho que el modelo tradicional de productos y destinos turísticos se reinventen, con el fin de adecuarse a las nuevas plataformas y demandas de los clientes.

La revolución digital ha propiciado nuevos perfiles de viajeros, nuevos agentes del sector o actores digitales, nuevos productos y nuevos conceptos como la movilidad inteligente, que para la OMT es una prioridad estratégica.

El público final, el viajero, está cada vez más conectado. Es un usuario que busca soluciones y toma decisiones de la forma más fácil posible. Esto se observa, de forma mucho más marcada y creciente, en las nuevas generaciones de consumidores.

UN MUNDO MÓVIL

La penetración y el uso de los dispositivos móviles es, sin lugar a duda, uno de los principales factores en el cambio del modelo de negocio tradicional del sector turístico y va a más: en 2020, habrá más de 5.500 millones de dispositivos móviles en el mundo.

La influencia concreta del móvil en el sector turístico se observa en el volumen creciente de compras en el sector turístico que se realizan a través de este canal.

En el último trimestre de 2017, las empresas de este sector que disponen de aplicaciones móviles registraron el 60% de sus reservas a través de estos dispositivos, lo que supone un aumento del 41% con respecto al mismo periodo en 2016.

La influencia de estos dispositivos también está produciendo cambios en los canales de intermediación. Durante el último trimestre de 2017, las OTA (agencias de viajes online) recibieron casi la mitad (45%) de las reservas desde un smartphone o tablet, demostrando que su uso como canal de reserva sigue creciendo.

LA PROYECCIÓN

En 2021, el gasto en tecnologías para smart cities llegará a los 112.000 millones de euros, destacando el transporte conectado y la movilidad eficiente, la seguridad de los datos públicos y la energía e infraestructuras inteligentes.

LA HUELLA

Los Destinos Inteligentes son cada vez más sensibles al contexto medioambiental. Es el caso de tecnologías capaces de facilitar al viajero información sobre la cantidad de CO2 que hay en su punto de destino, además de otros indicadores medioambientales vinculados con el viaje, o aplicaciones que proporcionan información sobre la calidad y saturación de las playas.

ESTADO DE ÁNIMO

Algunas compañías hoteleras disponen ya de sensores de reconocimiento facial capaces de identificar el estado anímico de los clientes y actuar en consecuencia para proporcionarles la mejor estancia posible.

LA DIVERSIFICACIÓN DE LA OFERTA

Esta accesibilidad tecnológica al alza está generando un cambio estructural: el producto (destino, viaje) se ha transformado en experiencias y, como consecuencia, la oferta se ha diversificado. En este sentido, el cliente busca cada vez más experiencias holísticas que engloban todo el proceso de viajar.

El viaje ya no es la suma lineal de los diferentes productos o servicios. Los factores se alteran e incluso condicionan. Por ejemplo, el destino ya no es el fin del viaje, sino que es el medio. Tendencias como el turismo gastronómico o el turismo activo son una muestra de ello, productos o experiencias que condicionan la selección del destino.

Por esta razón, cada vez es más frecuente ver en las estrategias de marketing de las compañías una diversificación y segmentación de la oferta, como valores o atributos que pueden ser decisivos en la toma de decisión, a la vez que les permita diferenciarse frente a su competencia. Y todo ello, sirviéndose de la tecnología y la innovación, a través de una red de infraestructuras accesibles, que puedan ser utilizadas desde cualquier dispositivo, para facilitar una buena experiencia de viaje en cualquiera de sus fases y que permita a los destinos posicionarse como Destinos Inteligentes, para lo que es necesario también contemplar, además de la tecnología, la gestión sostenible del producto.

Por otro lado, los transportes se reorientan hacia una experiencia integral de viaje, buscando un posicionamiento de marca mucho más amplio. Por ejemplo, el avión no es un mero modo de transporte, sino que se configura como el inicio del comienzo del viaje ofreciendo experiencias diferenciales desde el primer momento de contacto con el cliente.

Las compañías aéreas ya no venden solo billetes sino que se transforman, a través de sus propios canales directos, diversificando su producto y ofreciendo otros que completan la experiencia del viaje, como, por ejemplo, alquiler de coches, alojamiento o incluso planes de ocio, como compra de entradas a espectáculos.

CHATBOTS

Más allá de las redes sociales, en las que hoy en día es impensable no tener presencia para una empresa del sector turístico, las nuevas tecnologías han permitido la creación de herramientas y canales de comunicación que han irrumpido con fuerza, transformando también el servicio al cliente.

Un ejemplo de esto son los chatbots, que están sustituyendo ya a los tradicionales call centers y marcando una revolución en el sector turístico. Gracias a este software de inteligencia artificial, las marcas están cambiando la forma de relacionarse con sus clientes.

El sector hotelero también ha puesto la mira en otro tipo de asistentes automatizados, los “mayordomos virtuales”. Muestra de ello, es el reciente anuncio de Amazon sobre su alianza con Marriott International para ofrecer Alexa, el asistente virtual de la compañía de comercio electrónico, a los clientes de los hoteles de esta cadena.

El sector del turismo español todavía tiene un importante camino que recorrer en el ámbito de la transformación digital. Aproximadamente, un 70% de las empresas todavía no han iniciado este proceso. El porcentaje es más elevado en el ámbito de la pyme y las microempresas. El desarrollo de estas capacidades resultará fundamental para que nuestro país mantenga un papel referente en el mapa turístico mundial

EL DATO

Porcentaje de españoles que han utilizado alguna vez un chatbot en sus viajes:

50%

SECTORES EN LOS QUE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL TENDRÁ MÁS IMPACTO

Fuente: PWC — Realidad y perspectivas de la Inteligencia Artificial en España 2018

TENDENCIAS DEL TURISMO EN 2030

Desde una perspectiva global, el sector del turismo se encuentra en un punto de adaptación a la Industria 4.0 o de transformación digital más avanzado que otros. Al tratarse de un mercado que depende tanto de las necesidades instantáneas del consumidor final, se ha venido ajustando progresivamente a la revolución tecnológica que se ha producido en pocos años: dispositivos móviles, economía colaborativa, marketplaces de alquiler vacacional (Airbnb, Homeaway), sistemas de reservas virtual de hoteles (Booking, TripAdvisor, etc.), comparadores y reservas de vuelos (Edreams, Atrápalo, etc.), comparadores de tarifas (Rastreator, Kayak), ecommerce, sistemas de pago seguro (Paypal), etc… que han hecho desaparecer a muchos de los players o intermediarios que monopolizaban el sector en pos del “hazlo tú mismo, cuando y donde quieras a medida de tus gustos y necesidades” y , sobre todo, a un menor precio. Todo ello, ha forzado a que actores tradicionales (hoteles, aerolíneas, agencias o rent a car) se estén adaptando con rapidez sino quieren ser expulsados del sector.

En este contexto, conceptos como la inteligencia artificial, el Blockchain o la gestión del Big Data tienen todavía un gran desarrollo que será más visible en los próximos años.

EN DETALLE

  • Con el desarrollo del blockchain o cadena de bloques, reservar un avión o registrarse en un hotel va a pasar a otra dimensión en poco tiempo. Mediante la generación de “tokens”, que son unidades de valor para el intercambio de información seguro dentro un modelo de negocio, los diferentes actores del proceso: líneas aéreas, agencias de viaje, hoteles, o países, podrán conocer, de manera segura y trazada, todo el viaje. Todo ello, centralizado en la figura del cliente que gestionará de manera segura el proceso y tendrá un mejor y mayor control de sus datos en cualquier parte del mundo y en un mismo idioma global. Todo ello, sumado al futuro pago mediante “criptomonedas” que no dependerá del tipo de cambio de cada país.

  • El desarrollo de la inteligencia artificial y sus aplicaciones al sector del turismo llevará a productos y servicios cada vez más personalizados y de acuerdo al gusto de cada usuario. El cliente podrá abrir puertas de hoteles con el código QR del móvil. Su coche de alquiler de conducción autónoma, con la ruta prefijada, le irá a buscar a la puerta del aeropuerto y tendrá a su gusto personal todo lo que pueda necesitar durante el viaje, que le será proporcionado por su asistente turístico digital con el que se comunicará mediante la voz.

  • Mediante el análisis Big Data y el cruce de información a través de la conectividad de sus experiencias anteriores, el potencial de la gestión segmentada e hiper personalizada, beneficiará tanto a las empresas, como al cliente final. Se le ofrecerán productos cada vez más ajustados a su perfil de usuario real y a sus tendencias aspiracionales. De este modo, se aumentará la calidad y la experiencia de uso. El cliente se situará en el centro real del modelo de negocio y será la principal fuente de información de metadatos.

  • La realidad virtual y aumentada permitirán al viajero tener experiencias de las que nunca habría podido formar parte en su vida real, ya sea por imposibilidad física, temporal o económica. Experiencias vitales, como sería la supervivencia en el ártico “viviendo” la experiencia virtual de cazar focas o desplazarse mediante trineos. La pesca del cangrejo real en barcos palangreros que permanecen meses en las aguas de Alaska o la extracción de diamantes en las minas de Suráfrica.

  • La ciudad vs el campo. En la actualidad el turismo vacacional clásico (sol y playa, rural, etc.) supera al urbano, pero se prevé un cambio de tendencia. Los viajeros del futuro demandarán un turismo de ciudades, por lo que los destinos de campo y aventura pasarán a un segundo plano, pero sin desaparecer. Habrá corrientes que apuesten por un turismo más creativo que combine actividades como el enoturismo, la gastronomía o el slow tourism (tranquilo y de naturaleza).